*Medio Ambiente

Extremadura registra nueve incendios forestales durante la primera semana la Época de Peligro Alto

El Plan de Lucha contra Incendios Forestales de Extremadura ha contabilizado un total de nueve incendios forestales, tres en la provincia de Cáceres y seis en la provincia de Badajoz, que han quemado un total de 8,22 hectáreas forestales, desde las 00:00 horas del pasado 1 de junio hasta las 19:30 del domingo día 7. La mayoría de los incendios han sido de pasto y en menor medida han afectado a matorral.

Nuestros retenes se han activado para resolver un total de 28 incidentes, de los cuales descartar la actuación en el incendio de Campo Lugar el cual afecto a una superficie de 55,1 hectáreas de cereal y pasto agrícola.

Desde mañana lunes se espera una semana tranquila con unas previsiones de temperaturas suaves, ya que no se alcanzaran los 30 grados en toda la región durante la semana y con probabilidad de precipitaciones para las jornadas del jueves y del viernes. El riesgo de incendio será moderado en la mayor parte de Extremadura y a partir del miércoles será alto en la zona suroeste de la provincia de Badajoz.

Por ello, desde el Servicio de Incendios Forestales de la Junta de Extremadura se aconseja precaución en las actividades susceptibles de originar incendios en las horas centrales del día.

(Fuente: Junta de Extremadura)

—–

Nuevas normas sobre gestión de residuos en el proceso de desescalada

La nueva norma revisa algunas de las medidas coyunturales que, atendiendo al principio de precaución, se tomaron en los momentos de mayor incidencia de la pandemia para la gestión de los residuos domésticos y sanitarios en contacto con COVID-19 con las adecuadas garantías de seguridad.

No obstante, en la medida en la que la incidencia de la enfermedad se atenúa y todas las Comunidades Autónomas se encuentran ya en la fase 1 o 2 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad, procede ir recuperando la práctica habitual en materia de gestión de residuos de competencia municipal, al tiempo que se mantiene cierto grado de flexibilidad para que las autoridades competentes (la gestión de residuos es competencia autonómica y de entidades locales) puedan adecuar las medidas de gestión a la evolución de la situación.

Para ello, se ha revisado la Orden SND 271/2020, de 19 de marzo, en tres aspectos clave:

  • Recuperar la separación manual del tratamiento de la fracción resto siempre que se dispongan de los medios de protección adecuados, con el fin de minimizar los volúmenes destinados a vertedero o incineración. La fracción resto está compuesta por los residuos de origen doméstico que se obtiene una vez efectuadas las recogidas separadas (en algunas zonas también se le denomina rechazo). A esta bolsa va todo aquello que no se deposita en los contenedores de recogida separada de cualquiera de las fracciones (orgánica, envases, papel, vidrio o textil). Para extremar la seguridad, en los primeros días del estado de alarma se dieron instrucciones para que la separación del contenido de las bolsas de fracción resto en las plantas de tratamiento no se hiciera de forma manual sino solo automática.
  • Limitar la incineración y el vertido directo de la fracción resto como máximo hasta que finalice la fase 3, dando un margen de flexibilidad a las comunidades autónomas para poder recuperar la gestión habitual de la fracción resto. En la orden de marzo se obligaba a destinar la fracción resto directamente a vertedero o incineración.
  • Reinstaurar la notificación previa asociada a los traslados entre comunidades autónomas de los residuos sanitarios en contacto con COVID-19, que había quedado suspendida para evitar las dificultades que suponía la práctica de las notificaciones en la etapa de confinamiento.

Recomendaciones sobre productos de un solo uso

Adicionalmente, en el marco de la desescalada y paulatina recuperación de la actividad, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha publicado unas recomendaciones para prevenir el riesgo de que se produzca un incremento en la generación de residuos como consecuencia de un mayor consumo de productos de un solo uso, en especial, material de protección como mascarillas, guantes, etc., envases para alimentación u otros productos desechables.

(Fuente: lamoncloa.gob.es)